CONVENCIÓN SOBRE LA PROTECCIÓN DEL
PATRIMONIO MUNDIAL CULTURAL Y NATURAL

A cuarenta años de distancia, los principios vertidos en la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, cultural y natural, que aprobara la Conferencia General de la UNESCO (16 de noviembre de 1972) se convirtieron en uno de los instrumentos legales internacionales más visibles y eficaces que tiene la comunidad de naciones para el rescate, conservación y salvaguardia del patrimonio de la humanidad.

Esta Convención ha sido ratificada hasta ahora por 188 Estados Parte y su aplicación contempla la designación de sitios por su valor cultural, natural y mixto.

El patrimonio cultural puede estar constituido por aquellos monumentos, conjuntos o lugares con valor universal desde el punto de vista de la historia, el arte o la ciencia. En las últimas décadas se ha promovido la identificación de nuevas categorías patrimoniales que involucran monumentos, conjuntos y lugares como: los paisajes culturales, los itinerarios culturales, el patrimonio moderno y el patrimonio industrial.

En cuanto al patrimonio natural, está representado por los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas biológicas o por grupos de estas formaciones, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico. También las formaciones geológicas y fisiográficas, los lugares naturales y las zonas estrictamente delimitadas que constituyen el hábitat de especies de flora y fauna amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación, o de la belleza natural.

El patrimonio mixto responde de manera parcial o total a las definiciones de patrimonio cultural y natural.

LA LISTA DE PATRIMONIO MUNDIAL

Los Estados Parte de la Convención se han comprometido a identificar, proteger, conservar, rehabilitar y transmitir a las generaciones futuras el patrimonio cultural y natural situado en su territorio. Además de reconocer que el patrimonio mundial, cultural y natural, constituye un patrimonio universal en cuya protección la comunidad internacional tiene el deber de cooperar.

También invita a los Estados Parte a realizar los inventarios nacionales e incluir la protección del patrimonio cultural y natural en los programas regionales de planificación y a tomar medidas que atribuyan una función a ese patrimonio en la vida cotidiana.

Asimismo el Estado Parte debe asegurar que todo bien inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial, situado en su territorio, tenga una protección jurídica o un sistema de gestión idóneo en el ámbito local regional y nacional para su conservación, que ofrezca garantías de uso eficaz de las diferentes normas, planes o mecanismos de protección arbitrados o establecidos por el propio país.

Hasta el 2011 la Lista de Patrimonio Mundial contiene 936 bienes inscritos de los cuales 725 son culturales, 183 naturales y 28 mixtos, situados en 153 Estados Parte de los 188 que han ratificado la Convención.

MÉXICO

México cuenta con 31 Bienes inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial de los cuales 27 son culturales y 4 naturales.

Los Bienes Naturales inscritos son:

Éstos se ubican o incluyen áreas naturales protegidas federales.

Los Bienes de Patrimonio Mundial, entre otros aspectos, ayudan a fortalecer la conciencia conservacionista en el cual las autoridades gubernamentales deberán tomar en cuenta todos los argumentos y posturas de los grupos defensores del patrimonio; incrementan la atracción turística hacia el bien, que normalmente implica una fuente adicional de recursos para el desarrollo local y para la propia conservación del patrimonio; a aumentar la capacidad de negociación para obtener subvenciones y créditos blandos de las instituciones nacionales, públicas o privadas, o bien del área regional a la que pertenezca el bien; a una mayor autoestima tanto del bien patrimonial como de la identidad de la comunidad y a poder solicitar la asistencia internacional a favor de los bienes reconocidos como patrimonio cultural o natural de valor universal excepcional, situados en el territorio.